VENECIA NO TENES EXCLUSIVIDAD

BOLONIA. Es uno de sus secretos, algo que los boloñeses intentan esconder. Tras una búsqueda fallida en el mapa, el nombre de la Vía Piella quedo latente en nuestra mente. Nos encontró de sorpresa entre sus callejuelas y caminamos hasta el número 18. A través de una ventana nos asomamos a una piccola Venezia, un tramo del Canalle delle Molline. Un canal que sobrevivió las reformas urbanísticas de la ciudad. El único que todavía se puede contemplar, sus hermanos fueron convertidos en cloacas. Ahora, con poca agua y balcones verdes, supo ser medio de trasporte de mercancías y energía para los molinos. Un símbolo de su época medieval como centro comercial italiano con un importante puerto fluvial. Es una de las opciones para conocerlo, el más encantador detrás de un cuadrado pequeño en un muro que es tan fácil y una lástima pasar por alto.

 Bolonia. Junio, 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *