ME LLEVO (Japón)

Me llevo flores de Sakura de las ciudades que recorrimos. También la que me regaló una mujer en aquel templo.
Me llevo la amabilidad y las ganas de compartir tu cultura y geografía. Me llevo tu gran estímulo sensorial y el silencio de tus templos y santuarios.
Me llevo el entender que existe una única forma de hacer las cosas: lo mejor posible.
Me llevo el gusto del okonomiyaki en la boca (y en la ropa). Y ese taiyaki, relleno de porotos rojos, que con la primera mordida comenzó la suerte.
Me llevo un cuaderno lleno de recuerdos y cada uno de los sellos que se convirtió en ritual. Me llevo su invitación a soltar lo conocido y abrazar lo desconocido. Me llevo las diferencias y las similitudes.
Me llevo un compromiso para toda la vida. Por cada cosa que nos sorprendía, decíamos, Japón lo tiene TODO.
Ningún relato puede decir a nadie lo que fue este viaje pero en las próximas semanas intentaré poner en palabras esta experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *