DONDE SE PASA

Sobre paredes una canción de Discepolín nos traslada de la educativa Avenida Callao a una Avenida Corrientes que vislumbra las luces neón de los teatros.

Un respiro zigzagueante en la ciudad. Aire fresco. Bancos tibios por el calor del sol que ya se fue, invitan a parar y absorber cultura, arquitectura e historia. Su curva nos impide ver el final, al mismo tiempo que nos invita a recorrer.

Es un recuerdo de un Buenos Aires pasado. Un pasadizo. Un espacio entre galería y calle, protegido de la contaminación atmosférica y sonora.

“S” es la letra que elige el Pasaje Enrique Santos Discépolo para atravesar la manzana del barrio de Balvanera. La placa en la esquina de Lavalle nos cuenta la historia. Allí pasó en su viaje inaugural “La Porteña”, el primer servicio del Ferrocarril Oeste. Ahora otro tren con olor a cemento recorre estos 100 metros, un enrejado amarillo que complica el fluir de sus peatones.

Suspende su salida. Carlos y su perro están encerrados en un nuevo y temporal mundo amarillo. La música de una guitarra y los ruidos de herramientas construyendo no parece alertarlo. Está perdido en un lugar que él conoce. Busca caminos alternativos sin atender las precarias flechas dibujadas sobre hojas A4. Un obrero sirve de guía para que Carlos y su fiel compañero sigan su ritual de todas las tardes.

Sin saberlo, tras sus pasos, aquellas rejas también iban anunciando su partida. Gritos felices de niños en el recreo de la Escuela Normal Superior Nº 9, funcionan como banda sonora de la liberación del espacio público. Ahora más confortable y en perfecto estado para su uso.

Son testigos, bajos y distintos edificios que conviven en el callejón. Susurran historias de esta ciudad ecléctica. Las letras AB coronan la fachada del “Teatro del Picadero”, que supo ser fábrica de bujías. Adentro los artistas transmiten emociones. En la vereda, ahogan el aire con cigarrillos.

Sus peatones también son parte del relato de este pasaje. Su imagen queda impresa en la estructura espejada del edificio de oficinas que ocupa la esquina de la avenida Corrientes.

Buenos Aires. Octubre, 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *