km 0

En mi calendario no hay estaciones ni horarios para probar este alimento congelado a base de agua, crema o leche. Porque siempre a la vuelta de la esquina encontrás algún descendiente de italianos que te venda uno increíble. Porque no da igual cual gusto pedir arriba y cual abajo. Porque a mí no me gusta el #helado, me fascina. Porque no hace falta motivos para encarar este desafío. Oportunidades para conocer sabores e historias. Hoy empiezo, seguílo por acá.

La lluvia trajo consigo temperaturas amigables tanto como aquellos que preparan con tanta dedicación cucuruchos perfectos. Un banco largo donde disfrutar un helado y ver cómo los amigos del barrio pasan a saludar. Dicen los que saben (y pierden aquellos que no gustan) que tiene el mejor dulce de leche. Desde 1957, un helado artesanal “delicioso, fresco y natural”.

🍦naranja con jengibre
🍦chocolate amargo

Cadore (Av. Corrientes 1695)

SEGUÍ ESTA AVENTURA EN INSTAGRAM #HeladeriasARERIR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *